miércoles, 23 de mayo de 2007

Tim Burton toca el ukelele.

Oscar tuvo la desgracia de conocer sólo a un “Tiny Tim”; el Tim Cratchit de Canción de Navidad. Y como Dickens no le apasionaba ni lo más mínimo fue un encuentro de lo más tonto. Todo hubiera sido distinto si alguien le hubiera presentado al gran Tiny Tim, el mayor excéntrico del panorama musical sesentero.



















Herbert Khaury, su nombre en el pasaporte, era un neoyorquino hijo de padre libanés y de madre judía que consiguió convertirse en un trovador contemporáneo. Quizá para distinguirse del pesado de Bob Dylan, lucía trajes confeccionados por los más distinguidos sastres daltónicos (especialmente famoso fue el “Traje Mickey Mouse”) y entonaba viejas canciones con una personalísima voz de falsete. Su inseparable ukelele culminó la leyenda.
En sus discos cantaba, tocaba y contaba cuentos. En sus actuaciones en directo era aún más punk:



Junto a Miss Vicky, recreó un sentido homenaje a la época victoriana y al mayor de los dandies:




En fin, que fue un dandy maravilloso que inspira, hoy en día, tanto amor y estilismo a Helena Bonham Carter y a Tim Burton...



...como el look de otros entrañables personajes.

2 comentarios:

Mr. Mxyzptlk dijo...

Dónde encuentras a esta gente, no, en serio... joer me has dejado destemplado... como tu amor por el Klaus Nomi. ;-S

Corominas dijo...

Ah... Nomi no será olvidado en este blog. Gracias por "tu petición de post" ;-D

Te prometo que el primer álbum de Tiny Tim, "God Bless Tiny Tim", es de lo más imaginativo, ecléctico... y perturbador que he escuchado en años. No tiene nada que envidiar al Bowie de finales de los ´60. Increíble pero cierto.