martes, 12 de junio de 2007

El terror del dibujante

La editorial Penguin ha tenido la genial idea de editar una colección de clásicos, My penguin, con las cubiertas libres de cualquier manipulación por parte del ilustrador y/o diseñador de turno. Han dejado (por una vez) que sea el blanco inmaculado del papel el que atraiga, resplandeciente, la mirada del posible comprador desde algún lineal lleno de esos colorines que van de lo hortera a lo ofensivo. Y, ya puestos, animan a sus lectores a que creen ellos mismos la portada de su clásico favorito. ¿Podrá un anónimo lector, armado con un simple boli, superar el ingenio de los diseñadores e ilustradores profesionales que tanto nos desvelamos por los autores y editores con los que trabajamos? La respuesta es un rotundo :

Y es que, despojados de técnica, tics acumulados y fotoshopeos variados queda... el artista. Los hay naturales y los hay que aprenden. Y los hay que no hacen en su vida algo original, bello o verdadero. Pero también desde sus cubiertas "tuneadas" para Dorian Gray algunos nos demuestran que la falta de técnica es una bendición:


Sus autores son niños, estudiantes, o amas de casa. También, por lo que veo, son más libres, divertidos y más desprejuiciados que la mayor parte de los que nos dedicamos a dibujar profesionalmente. Siempre habrá alguien en algún pueblo que, sin esfuerzo aparente, haga un dibujo que haga palidecer de envidia al más reconocido de los diseñadores, pintores o grafistas de la metrópoli. Y aunque parezca una contradicción, es justo por eso por lo que merece la pena dedicarse a esta profesión. Porque... ¿a quién no le gustan las sorpresas?


Más sinsentido para el profesional solvente en http://www.penguin.co.uk/

6 comentarios:

Cachalote Comix dijo...

Como mola la de Crimen y Castigo!!!

Simple y directa.

Un saludo

Mr. Mxyzptlk dijo...

Wow!!! genial esta práctica

Nada nada, me llevo una portada de esas en blanco a la oficina, me das un boli y prepara toallas.

En 2 horas me hago una portada con la punta del pij... ;-P


Besos y besas

morgana dijo...

bello bello post maestro! no te creas!.... muchos profesionales nos habrían soltado el típico sermón de que patatín amateur patatín pofezional, porqué se sienten atacados, sólo porqué a un informático o, qué te diré, funcionario de correos le apetezca cojer un lapiz; no veo yo tan histéricos a los neurólogos delimitando el aficionado del doctor.
Pero tu, más que un profesional, eres un Artista...y un artista se dedica lo inútil con una tranquilidad pasmante ^^

Dr.Pastor dijo...

Que razón tiene Mr. Pixels.

Corominas dijo...

El concepto es el concepto... ;-P

Juanma dijo...

La de Crimen y castigo está genial: sencilla pero eficaz.

La primera de Dorian Gray parece el cartel de Todo sobre mi madre. :-P