viernes, 15 de junio de 2007

Lord Henry

Lord Henry, Harry para los amigos, es un cínico de gran inteligencia y un inmejorable conversador.
Es consciente de su gran facilidad para convencer a la gente con sus provocadoras ideas. Le encanta hablar y se pasa el día entero dialogando y discutiendo sobre diversos temas con Dorian Gray. Es su mentor, su Cicerone en la hipócrita sociedad victoriana. Le enseña un sin fin de conceptos que modificarán poco a poco su personalidad.
Los cínicos afirmaban que la civilización, con todos sus problemas, era algo artificial y antinatural y que debía considerarse con desprecio. Proponían en consecuencia un retorno a la vida natural, que ellos equiparaban a una existencia simple, y afirmaban que la felicidad completa sólo puede lograrse a través de la autosuficiencia.

Harry sólo se ama a sí mismo y a la belleza, aunque está casado, y reconoce que “la fealdad es una de las siete virtudes capitales... es mejor ser hermoso que ser bueno. Pero, por otra parte, es mejor ser bueno que feo”. Cree que definirse es limitarse. La muerte es la única cosa que aterra a Lord Henry. Envidia a Dorian por tener una vida deliciosa, llena de placer y en la que nada le hace daño; le envidia por su eterna juventud, claro.

9 comentarios:

morgana dijo...

...sus comentarios son deliciosos...yo que soy de moral recta, tengo ganas....seguir sus enseñanzas

Minerva dijo...

Lord Henry, era un ególatra exquisito. Su frialdad lo alejaba de los padecimientos "vulgares" y le permitía desenvolverse sin remordimientos, en la mascarada eterna de la vida victoriana...

Que blog tan interesante y bello
Lo seguiré por se uno de mis libros favoritos

carlos j sanchez!! dijo...

nose kien ese tal., pero me an comparado con el., afirmando k kada vez me paresko mas a el., y tan solo por manipular las palabras y deseos d los demas!!! kien demonios es lord henrry!!!

Anónimo dijo...

De su naturaleza inexistente, sigue siendo incluso capaz de influir en nuestra personalidad.
Solo un idiota seria capaz de limitar la capacidad de este admirable individuo a un mortal con tan pésima ortografía y con tan nulo conocimiento querido: “carlos j sanchez!!”
Lo lamento mucho .

Anónimo dijo...

De su naturaleza inexistente, sigue siendo incluso capaz de influir en nuestra personalidad.
Solo un idiota seria capaz de limitar la capacidad de este admirable individuo a un mortal con tan pésima ortografía y con tan nulo conocimiento querido: “carlos j sanchez!!”
Lo lamento mucho .

Anónimo dijo...

A ver si alguno resuelve mis dudas... Os estaría muy agradecido!

Basilio Hallward aparece en el libro como un personaje más, pero en la edición que yo tengo, un comentario suyo abre el libro. En él, escribe, como una vez hablando en su despacho con Oscar Wilde, surgió la idea de la posiblidad de que esa belleza que brota de Dorian Gray pudiera perdurar por toda la vida. Estoy un poco confunso, es una breve anotación, de un par de hojas como mucho, en el que parece como si el propio Wilde se introdujese en el libro, en el estudio de Basilio concretamente, y justificase anecdóticamente el origen de la novela. Este comentario esta firmado por Basilio Hallward, y según estoy investigando parece que nunca ha existido este artista, a parte de en el libro, claro.

Corominas dijo...

El "Prefacio del artista" firmado por Basil Hallward, Anónimo, aparece por primera vez en una edición americana del libro ("Novels and Fairy Tales") en 1915. Su autoría se atribuye a S. Mason y fue escrito en 1904, cuatro años después del fallecimiento de Wilde. Espero haberte ayudado. :)

Diana ^^ dijo...

Este libro es mi favorito, aunque no estoy de acuerdo con muchos de los comentarios de lord herry, y si notamos al final (o como yo lo interpreto) su belleza eterna no lo llevó a mucho, y lord herry se encontraba equivocado (claro, eso depende de la persona que lo analice, no podemos decir si era bueno o malo siendo objetivos)pero aún asi, admiro la inteligencia y los pensamientos tan extremadamente definidos de lord herry, sin duda el expresa muchos de los pensamientos de Oscar Wilde.

Halda dijo...

Hace muy poco que terminé de leer este libro. Me ha encantado y en seguida captó mi atención el personaje de Lord Henry.
Dentro de su "moral inmoral" se pueden hallar grandes certezas:
"El cigarro es un ejemplo perfecto de un placer perfecto. Es exquisito y deja a uno insatisfecho". Desde luego, totalmente de acuerdo. Los mejores placeres son los que dejan con un cierto grado de insatisfacción, pues ésta despierta un mayor deseo y el sólo hecho de desear encierra un gran deleite.
Gran obra, sin duda.