jueves, 28 de junio de 2007

¿Cómo seré de viejo?

"-¡Qué triste resulta! -murmuró Dorian Gray, los ojos todavía fijos en su propio retrato-. Me haré viejo, horrible, espantoso. Pero este cuadro siempre será joven. Nunca dejará atrás este día de junio... ¡Si fuese al revés! ¡Si yo me conservase siempre joven y el retrato envejeciera! Daría... ¡daría cualquier cosa por eso! ¡Daría el alma!"

Aquí no encontrarás la respuesta a la pregunta que titula el post, pero sí mucho dolor y mal gusto. Toda la web es escalofriante, pero recomiendo la sección "Age progression" (El retrato de Dorian Gray está al caer, fijo, en cuanto sepan de la existencia del libro) y "Photo manipulation", coronada por una Paris Hilton tan obesa como demencial.

Ah, también "restauran":(Visto en Mira y calla.)

Dorian 1, Wilde 2


Si pinchas en las imágenes podrás ver un Dorian de lo más narcisista que dibujé en el año 92 (técnica mixta sobre papel), un Oscar Wilde algo más reciente que ofrece una llave (tinta), y a una supuesta Lady Speranza Wilde jugando con su hijo cual marioneta (un óleo sobre cartón del 95).

miércoles, 27 de junio de 2007

Vida de Oscar (III)

Retrato de Whistler, por Paul Cesar Helleu.
Pintor y artista gráfico norteamericano (1834-1903). En 1885 viaja a París, donde estudia con Gleyre, copia modelos del Louvre y adquiere admiración por Velázquez, así como por el grabado japonés, ukiyo-e, el arte y la decoración oriental. Conoce, además, a Courbet cuyo realismo inspira gran parte de su obra temprana. En 1859 se establece en Londres, volviendo a Francia con frecuencia. El arte de Whistler, discreto y sutil, cree en la pintura por sí misma, no como vehículo de transmisión de ideas literarias o morales, mostrando gran originalidad en su trabajo como artista decorativo, en un estilo que anticipa el Art Nouveau. Su obra está relacionada con el impresionismo, si bien es cierto que muestra mayor interés en evocar un ambiente que en describir con exactitud sus efectos luminosos. Desempeña un papel central en la evolución del simbolismo y del esteticismo en Inglaterra.

Sinfonía en blanco n 2, cuadro pintado por Whistler en 1864.


El movimiento estético representado por la escuela de William Morris y Dante Gabriel Rossetti tuvo una enorme influencia social, y una influencia permanente en las artes decorativas inglesas. Wilde, como esteta principal, llegó a ser una de las personalidades más prominentes de su época. Sus paradojas y sus dichos ingeniosos y agudos eran citados por todas partes. En 1879 Oscar comenzó a enseñar valores estéticos en Londres. En 1882 viajó a los Estados Unidos y Canadá a dar un ciclo de conferencias. La crítica se ensañó con él – The Wasp, un periódico diario de San Francisco publicó una caricatura ridiculizando a Wilde y el Esteticismo – pero, por otro lado, fue muy bien recibido en un lugar rudo como la ciudad minera de Leadville, Colorado.

Flor de un día no dura para siempre: caricatura de Wilde durante su gira norteamericana, 1883.
El esteticismo fue caricaturizado en la opereta Patience (1881) de Gilbert y Sullivan. Patience tuvo tal éxito en Nueva York que a Richard D'Oyly Carte se le ocurrió la idea de enviar a Wilde a los Estados Unidos a dar un ciclo de conferencias. Todo esto se organizó cuidadosamente y Wilde llegó en enero de 1882. Wilde afirmó tiempo después que había dicho en la aduana “No tengo nada que declarar sino mi genio”. D'Oyly Carte se sirvió de esta gira de conferencias de Wilde para preparar la gira de Patience por los Estados Unidos asegurándose de que el público que compraría las entradas estuviera al tanto de la existencia de este personaje británico.



De regreso en Gran Bretaña, trabajó como revisor para la Pall Mall Gazette de 1887 a 1889. Después de este período fue el editor de Woman's World. En el plano político Wilde apoyaba un tipo de socialismo anarquista, exponiendo sus ideas en el texto El alma del hombre bajo el socialismo. En ese mismo año, 1891, escribe también El retrato de Dorian Gray y Salomé.

Salomé, ilustración de Aubrey Beardsley
Aubrey Beardsley nació en 1872 y falleció en 1898, a los 25 años de edad. Fue el principal valor de la ilustración editorial inglesa de la década de 1890. En los dibujos de Aubrey Beardsley, el Art Nouveau alcanza su cima más alta de sofisticación cosmopolita. Frente al texto, Beardsley se permite libertades que van desde la parodia al anacronismo. En la portada de Salomé pone a la "mujer de la luna" el rostro de Oscar Wilde, y a una princesa judía del siglo I a.c. la viste con un kimono japonés... o con un traje de noche de la alta costura parisiense.

lunes, 25 de junio de 2007

En el taller de Jorge Zentner



Hoy recupero un boceto, dos ilustraciones de prueba y seis páginas de lo que podría haber sido el primero álbum de una serie titulada Cartas a Mertov. Es un trabajo de lo más mediocre, pero me trae muy buenos recuerdos de un periodo de aprendizaje, sudor y lágrimas al lado del guionista Jorge Zentner (Dieter Lumpen, El silencio de Malka, Pampa).
Jorge me propuso dibujar uno de sus estupendos guiones en un momento en el que yo llevaba sin dibujar historietas más de dos años; estaba oxidado, pero decidí intentarlo. Una década antes habíamos publicado en la revista Co&Co los dos primeros capítulos de una serie, compuesta por seis, titulada Historias del circo. La revista se cerró justo el mismo mes en que yo terminaba de dibujar la última historieta que, para más inri, se perdió en algún punto indeterminado del espacio- tiempo antes de llegar a la editorial.
Ya digo; lo intenté. Vaya que si lo intenté: durante más de seis meses, tres guiones diferentes y hasta casi agotar la paciencia del bueno de Jorge. Pero bien fuera por que no lograba hacer mía la historia que pretendíamos contar, o por que se imponían mis dudas y titubeos a la hora de encontrar un registro gráfico válido, sólo conseguí hacer lo que estáis viendo... tras páginas repetidas hasta ocho veces, docenas de bocetos y múltiples pruebas de entintado y color.


Son unas páginas con un dibujo muy indefinido, pendientes de contar la historia (eso sí) pero de forma muy poco convincente. Lo bueno de la experiencia fue que Jorge aprovechó para ensayar conmigo lo que se convertiría en el "Taller de escritura creativa y auto conocimiento" que imparte en la actualidad en forma de seminario. Creo que algo aprendí.


(Y es que el que no se consuela es por que no quiere. El dibujo del editor Marcus Berthuis está inspirado en la figura enjuta de Toutain, y entre los comensales de la ilustración hay otra cara conocida. Para aquellos que lo conozcan, claro ;-))

jueves, 21 de junio de 2007

Más Hermanos

Trasteando entre mis carpetas he encontrado una ilustración que acompañaba a la historieta Hermanos, aquella que estaba basada en el cuento La gallina degollada de Horacio Quiroga. El original es un óleo sobre papel que, parece, no acabará de secarse nunca. Cosas que pasan.

miércoles, 20 de junio de 2007

La novela (2) Venga, desde el principio.

Basil Hallward, pintor y aristócrata, está impresionado por un joven cuya belleza roza la perfección. Sabe que su retrato se está revelando como su obra maestra aún antes de terminarlo. Dorian Gray posa para él desde hace semanas en su atelier. Cuando el pintor muestra el cuadro a Lord Henry Wotton (Harry), su amigo más cínico, le confiesa que no quiere exponer su obra en público. Cree que hay demasiado de él mismo en su obra; prefiere mantenerla en el anonimato y no desvelar ante todos la gran influencia que el modelo, Dorian, ha ejercido sobre él. Es evidente que Basil se ha enamorado.

Lord Henry hace que Basil le presente a Dorian. Lord Henry se queda fascinado por su belleza, pero también por su ingenuidad. Mientras Dorian posa en la última sesión para la finalización de su retrato, Harry reflexiona sobre lo efímeras que son la belleza y la juventud. Dorian no era consciente hasta ese momento, pero Lord Henry le hace ver que cuando eres joven y guapo es fácil agradar a los que te rodean, pero cuando el tiempo pasa y envejeces, todo cambia y ya no resultas agradable. Estas palabras hacen pensar seriamente a Dorian Gray sobre la brevedad de la vida. Así, cuando ve su retrato acabado, una profunda tristeza le invade, pensando que un día se convertiría en un viejo horrible y arrugado mientras en el retrato permanecerá su imagen joven y bella, sin perder nada con el paso del tiempo. Entonces plantea que lo maravilloso sería lo contrario; es decir, que el que envejeciera fuera su retrato y no él, jurando que sería capaz de dar hasta el alma para que se hiciera realidad su deseo. Dorian siente celos de todo aquello cuya belleza no muere.

Un mes después, Dorian se enamora de una actriz de teatro llamada Sibyl Vane. Cuando se lo revela a Lord Henry, vuelven a hablar sobre el tema de la eterna juventud. Dorian necesita ser amado por Sibyl, aunque la conozca muy poco; sólo la ha visto interpretando personajes. Se prometen en matrimonio en su primera cita.
Sibyl está enamorada locamente de él, y así se lo comunica a su madre y a su hermano, Jaime Vane. Jaime debe enrolarse como marinero esa misma noche, pero jura que si ese tipo le hace el más mínimo daño, lo matará.

Dorian invita a sus amigos, Lord Henry y Basil, al teatro para que contemplen la maravillosa actuación de su prometida. Pero aquel día, Sibyl hace una interpretación horrenda como Julieta, en la obra de Shakespeare, aburriendo profundamente al público. Una vez acabada la obra, Dorian la critica sin piedad. Ella reconoce haber representado mal su papel en Romeo y Julieta porque desde que lo ha conocido ya no puede pensar sólo en actuar, sino en él, y no puede fingir estar enamorada de nadie, porque sólo lo está de Dorian. Pero Dorian no reacciona como Sibyl espera y le grita que ha matado su amor. Sibyl, ante él, ha perdido su arte, ahora sólo es una cara bonita: no la quiere volver a ver nunca más.

Al regresar a su casa, muy disgustado, Dorian observa un hecho insólito al contemplar su retrato: la expresión de su rostro en la pintura ha cambiado; una cruel sonrisa ha deformado sus perfectos labios.
Asombrado, comprueba que sus sentidos no le engañan. Sólo entonces recuerda el deseo que había manifestado en el estudio del pintor: permanecer él joven y que a cambio envejeciera su rostro plasmado en la pintura. Tiene miedo. Coloca un biombo delante del retrato. Pero lo que ha visto es cierto, su deseo se había hecho realidad y el retrato parece envejecer mostrando las huellas del pecado. Recapacita entonces sobre lo injusto que ha sido con Sibyl Vane, y decide escribirle una carta pidiéndole perdón; esa expresión de su cara debe desaparecer.

Lord Henry le comunica por la mañana que Sibyl se ha suicidado, al tiempo que ayuda a Dorian con todo tipo de excusas a relativizar el asunto.
Es entonces cuando Dorian Gray toma una importante decisión: el retrato asumirá el peso de su vergüenza. Él sufrirá todas las transformaciones que el paso del tiempo le destine en el futuro.
Olvida a Sibyl y, como si nada hubiera ocurrido, acude a la ópera esa misma noche acompañado por Lord Henry...

(Y sigue así de bien hasta el final. Las imágenes son, por orden, la página 10 del manuscrito original, ilustraciones interiores de Paul Thiriat y otra ilustración interior, genial, de Quentin Blake.)

martes, 19 de junio de 2007

Todo lo que no se debe hacer

La última adaptación de El retrato de Dorian Gray a la gran pant... perdón, al video fue esta producción americana rodada en Bulgaria durante el 2004. Josh Duhamel es Dorian Gray, el mismo Josh Duhamel que protagoniza el Transformes de Michael Bay. Si a esto sumamos que el director, David Rosenbaum, es un bailarín que ejerce de productor ejecutivo en películas de dibujos animados, el resultado no podía ser... otro.

lunes, 18 de junio de 2007

La Moira



"Alea, una huérfana de trece años, hereda sin querer un extraño don y se convierte en el centro de complicadas intrigas. En la isla de Gaelia son muchos los gobernantes y religiosos que codician su poder. Y también son muchos quienes temen a esta elegida de facultades únicas que podría cambiar el mundo. Mientras en el sur un ejército se lanza a la reconquista de la isla en nombre de un lejano pasado, la joven Alea debe huir de los Soldados de la Llama, fanáticos que la consideran un peligro; del Consejo de los Druidas, que envidian sus poderes, e incluso de los terribles guerreros de Maolmorda. Atrapada en un gigantesco conflicto, Alea huye de la muerte, que la acosa sin tregua. En la sombra, como una imagen reflejada en un espejo, la solitaria loba Imala vive una aventura semejante a la de Alea, de forma que sus inciertos futuros parecen destinados a unirse…"

Este es el punto de partida de La Moira, una nueva trilogía de literatura fantástica que mezcla una descripción de lo más real y cruda sobre el comportamiento de los lobos y una trama de corte más juvenil. Timun Mas acaba de editar, de forma muy cuidada, su segundo libro en España.


En este caso, el reto era hacer unas portadas cuya estética diferenciara a esta trilogía de otras similares dirigidas también a un público juvenil. La editorial está convencida de la calidad literaria de esta obra (estoy leyendo el primero y parece que tienen razón) y por eso pensó que convendría que sus cubiertas no "espantaran" a un posible lector adulto (y no friki del género) menos acostumbrado a guerreras en cota de mallas y dragones de todos los colores del arco iris. Ojalá hayamos acertado.

Henri Lœvenbruck, su autor, nació en París en 1972. Periodista, antropólogo y escritor, fue redactor jefe de la revista Science Fiction Magazine durante tres años, y se dedica a escribir novelas y guiones de cine. Ha publicado El testamento de los siglos y la trilogía Gallica, una nueva saga que ha enriquecido su mundo fantástico.

Más en http://www.scyla.com/

viernes, 15 de junio de 2007

Lord Henry

Lord Henry, Harry para los amigos, es un cínico de gran inteligencia y un inmejorable conversador.
Es consciente de su gran facilidad para convencer a la gente con sus provocadoras ideas. Le encanta hablar y se pasa el día entero dialogando y discutiendo sobre diversos temas con Dorian Gray. Es su mentor, su Cicerone en la hipócrita sociedad victoriana. Le enseña un sin fin de conceptos que modificarán poco a poco su personalidad.
Los cínicos afirmaban que la civilización, con todos sus problemas, era algo artificial y antinatural y que debía considerarse con desprecio. Proponían en consecuencia un retorno a la vida natural, que ellos equiparaban a una existencia simple, y afirmaban que la felicidad completa sólo puede lograrse a través de la autosuficiencia.

Harry sólo se ama a sí mismo y a la belleza, aunque está casado, y reconoce que “la fealdad es una de las siete virtudes capitales... es mejor ser hermoso que ser bueno. Pero, por otra parte, es mejor ser bueno que feo”. Cree que definirse es limitarse. La muerte es la única cosa que aterra a Lord Henry. Envidia a Dorian por tener una vida deliciosa, llena de placer y en la que nada le hace daño; le envidia por su eterna juventud, claro.

jueves, 14 de junio de 2007

Robert Marlow no tuvo su retrato

Robert Marlow, estrella del synthpop, en los ´80:


Robert Marlow, hoy:

martes, 12 de junio de 2007

El terror del dibujante

La editorial Penguin ha tenido la genial idea de editar una colección de clásicos, My penguin, con las cubiertas libres de cualquier manipulación por parte del ilustrador y/o diseñador de turno. Han dejado (por una vez) que sea el blanco inmaculado del papel el que atraiga, resplandeciente, la mirada del posible comprador desde algún lineal lleno de esos colorines que van de lo hortera a lo ofensivo. Y, ya puestos, animan a sus lectores a que creen ellos mismos la portada de su clásico favorito. ¿Podrá un anónimo lector, armado con un simple boli, superar el ingenio de los diseñadores e ilustradores profesionales que tanto nos desvelamos por los autores y editores con los que trabajamos? La respuesta es un rotundo :

Y es que, despojados de técnica, tics acumulados y fotoshopeos variados queda... el artista. Los hay naturales y los hay que aprenden. Y los hay que no hacen en su vida algo original, bello o verdadero. Pero también desde sus cubiertas "tuneadas" para Dorian Gray algunos nos demuestran que la falta de técnica es una bendición:


Sus autores son niños, estudiantes, o amas de casa. También, por lo que veo, son más libres, divertidos y más desprejuiciados que la mayor parte de los que nos dedicamos a dibujar profesionalmente. Siempre habrá alguien en algún pueblo que, sin esfuerzo aparente, haga un dibujo que haga palidecer de envidia al más reconocido de los diseñadores, pintores o grafistas de la metrópoli. Y aunque parezca una contradicción, es justo por eso por lo que merece la pena dedicarse a esta profesión. Porque... ¿a quién no le gustan las sorpresas?


Más sinsentido para el profesional solvente en http://www.penguin.co.uk/

lunes, 11 de junio de 2007

Roleando


Este fue un encargo divertido: se trata de la ilustración para la cubierta del libro básico de un juego de rol, ambientado en un fantástico siglo XIX. Sólo me faltó dibujar a Dorian, ya que, según su editor "se trata de un juego de ficción victoriana, al más puro estilo Liga de los Caballeros Extraordinarios (en cuanto a mezclar personajes de ficción del XIX con los históricos), un juego en el que Phileas Fogg o el monstruo de Frankenstein son personajes relevantes. El juego tiene su toque steampuk y su toque sobrenatural, pero fundamentalmente es un juego de aventuras, de héroes de la época enfrentados a villanos megalómanos que quieren conquistar o destruir el mundo."
Lo normal, vamos.

sábado, 9 de junio de 2007

Todo un personaje

Los encantadores niños del colegio http://entrefrikys.tk/ me han honrado al convertirme en un personaje de sus tiras. ¡Muchas gracias, Emilio (9 años) y Pastor (11 años)!

viernes, 8 de junio de 2007

Vida de Oscar (II)

Oscar fue educado en casa hasta los nueve años. Posteriormente ingresó en el Portora Royal School de Enniskillen, donde estudió hasta 1871.
La muerte prematura de la hermana de Wilde, Isola, en 1867 le inspiró Requiescat, un delicado poema.
En 1871 ingresó en el Trinity College de Dublín, donde estudió a los clásicos. Su rendimiento sobresaliente lo llevó a ganar tres años más tarde la Medalla de Oro Berkeley, el mayor premio para los estudiantes de clásicos de este colegio, por su trabajo en griego sobre poetas griegos.
Gracias a una beca, ingresó en 1874 al Magdalen College de Oxford, donde continuó sus estudios hasta 1878. Durante su estancia en este colegio falleció su padre. Su poema Ravenna le permitió adjudicarse el Oxford Newdigate Prize. Finalmente obtuvo el título de Bachelor of Arts, graduándose con la mayor nota posible.

Magdalen College, donde Wilde estudió a los “grandes” (clásicos).
Durante su período en el Magdalen College, Oscar adquirió renombre por el papel que desempeñó en los movimientos estético y decadente. Comenzó a llevar el pelo largo y a vestir como un “dandy”. Asimismo, comenzó a decorar sus cuartos en el College con plumas de pavo real, lilas, girasoles, porcelana exótica y otros objetos de arte. Las vestimentas exageradas y el esteticismo se volvieron una pose reconocida.

Después de graduarse en el Magdalen College, Wilde regresó a Dublín, donde conoció y se enamoró de Florence Balcome. Ella no le correspondió e inició una relación con Bram Stoker. Oscar abandonó el país en 1878, regresando sólo dos veces por motivos de trabajo. Los siguientes seis años los pasó en Londres, París y en los Estados Unidos, a donde viajó para embarcarse en una larga gira de conferencias sobre artes decorativas y esteticismo.

Visita privada a la Real academia, pintado por W.P. Frith en 1881.Wilde no admiraba el realismo victoriano y escribió una crítica de este cuadro donde afirmaba que “Frith ha hecho lo imposible por elevar la pintura a la calidad de la fotografía”

En Londres conoció a Constance Lloyd, hija de Horace Lloyd, consejero de la reina, con quien se casó en 1884. La pensión vitalicia de Constance permitió a la pareja vivir en un relativo lujo. Tuvieron dos hijos: Cyril y Vyvyan.

Ofelia (1852), de Sir John Everett Millais.
Este pintor e ilustrador de libros inglés fundó en 1848 , junto con Rossetti y Hunt, la Hermandad Pre-rafaelita. Se independizó muy pronto de este amaneramiento de colorido brillante y detallismo minucioso, optando por una ejecución más amplia y fluida. Enormemente popular, alcanzó gran fama debido, en parte, a sus ilustraciones de libros y a sus retratos.


Wilde sentía profunda admiración por los escritores ingleses John Ruskin y Walter Pater, que defendían la importancia central del arte en la vida. Un tiempo después escribió en El Retrato de Dorian Gray “Todo arte es más bien inútil”. Esta cita refleja el apoyo de Wilde al principio básico del movimiento estético: el arte por el arte. Esta doctrina fue acuñada por el filósofo Victor Cousin, promovida por Theophile Gautier y adquirió prominencia con el pintor James Abbott McNeill Whistler.

miércoles, 6 de junio de 2007

Dontar 2



Este post no debería estar en un blog dedicado a Dorian Gray, pero como me fastidia no haber podido terminar mi anterior tebeo, Dontar, quiero dejaros aquí lo que llegué a hacer de su continuación (el principio del argumento, las dos primeras páginas y su portada), que se hubiera titulado Dontar 2 - Sol de invierno. Hubiera sido el segundo de tres álbumes de una historia de fantasmas ambientada en el medievo, pero... no pudo ser. Y os aseguro que la culpa no fue mía ;-P
Os lo dedico a todos los que comprásteis el primer Dontar. Siento mucho no haber terminado de contar este cuento. Si en el futuro hay la menor posibilidad de continuarlo, lo haré.



Dontar –2
“El sol del invierno”

Dontar es, diez años antes de lo narrado en el anterior tomo, un pueblo apacible y próspero. En una de las estancias del castillo vemos a John de Urs leyendo una carta firmada por su prima, Margery. John está enamorado de ella, pero su deber como señor de Dontar es casarse con la noble adecuada para sus intereses territoriales. John quema la carta. Su futura esposa, Grainne, le agradece que haya decidido no volver a escribir a Margery.
En una acción paralela, volvemos al presente. Es de noche y una gran tormenta envuelve el castillo. El remolino es más amenazador y violento que nunca. Vemos cómo una gran grieta avanza por una de las paredes, hasta que una parte del ala este se hunde en las negras aguas. Cuatro centinelas mueren aplastados o ahogados. El miedo se extiende entre los mercenarios. La alarma recorre el castillo, pero John sólo se despierta cuando es requerido para dar órdenes ante tal desastre; estaba soñando/ recordando todo lo anterior. Ya en el exterior, John se bate en un duelo a espada con el capitán de la guardia, previendo un intento de amotinamiento por su parte. Todos lo contemplan sin intervenir: Margery y su hija, Adamnam y muchos de los mercenarios. Tras una lucha feroz, John consigue desarmar a su oponente, pero cuando se dispone a matarlo, ve el collar en el cuello de Alice. Lo reconoce de inmediato: perteneció a su hija, que desapareció el día en que su mujer murió. Adamnam palidece. John se arrodilla ante la niña y le pregunta: “Alice, escucha: sólo pude enterrar a su madre... ¿Donde has encontrado ese collar, dónde está el cuerpo de mi hija...?”. Alice responde “ella me lo dio”. Adamnam, discretamente, hace oler un pañuelo a John y éste pierde el sentido. Así es como el control de la situación pasa a Adamnam, que ordena que los cadáveres sean arrojados al remolino y que todos vuelvan a sus puestos, dando el duelo por finalizado. Los mercenarios, avergonzados por su propia actitud, vuelven a sus quehaceres cotidianos. Todos parecen conocer la tragedia que se esconde tras el collar...


domingo, 3 de junio de 2007

Hermanos, un comic.

"Todo el día, sentados en el patio en un banco, estaban los cuatro hijos idiotas del matrimonio Mazzini-Ferraz. Tenían la lengua entre los labios, los ojos estúpidos y volvían la cabeza con la boca abierta.
El patio era de tierra, cerrado al oeste por un cerco de ladrillos. El banco quedaba paralelo a él, a cinco metros, y allí se mantenían inmóviles, fijos los ojos en los ladrillos. Como el sol se ocultaba tras el cerco, al declinar los idiotas tenían fiesta. La luz cegadora llamaba su atención al principio, poco a poco sus ojos se animaban; se reían al fin estrepitosamente, congestionados por la misma hilaridad ansiosa, mirando el sol con alegría bestial, como si fuera comida."


Así comienza uno de los relatos más célebres de Horacio Quiroga, La gallina degollada (1925).


Alberto Breccia y Carlos Trillo lo adaptaron de forma magistral al comic en 1975, siendo muy fieles al estilo seco y conciso de su autor. Esa fue la historieta que hizo que me interesara por la obra del genial escritor uruguayo. Pero cuando leí el relato en su contexto natural, el volumen titulado La gallina degollada y otros cuentos, me llamó la atención la influencia de Poe en muchos de ellos. Así que, como lector, fue inevitable que me preguntara qué hubiera sido de esta historia escrita por Poe. La respuesta es obvia: nunca lo sabré.

Pero ese misterio me animó a hacer mi propia adaptación.

Decidí situar la acción en Londres, a finales de siglo, en un contexto mucho más sofisticado y decadente que el del indeterminado pueblo sudamericano del original, a ver qué pasaba. Y, más o menos, pasó esto:
(sí, no tiene textos; no guardé las páginas rotuladas. Pero si estáis interesados en leer la historieta, Recerca la ha editado en el último número de Negative Burn. Ni se os ocurra comprarlo, que se puede leer rapidito en la misma tienda ;-P)