martes, 22 de septiembre de 2009

El Dorian Gray de los líos

El pasado día 9 de este mismo mes se estrenó en Londres la nueva adaptación cinematográfica de El retrato de Dorian Gray. Como ya comentamos por aquí, su título es Dorian Gray y es una producción británica dirigida por Oliver Parker y protagonizada por Ben Barnes y Colin Firth.

Casualmente, me encontraba en La City y, como no tenía otra cosa que hacer o, no recuerdo bien, me moría de ganas por verla... acudí al cine más cercano.



Si intentara hacer una crítica objetiva, diría que este Dorian Gray es una modesta producción británica de terror light, dirigida (pretendidamente) al público adolescente. Supongo que sus productores querían un producto en la línea de la saga Crepúsculo, aunque el resultado final remite al cine de terror ochentero más soporífero... y su Dorian Gray recuerda más al de La liga de los caballeros extraordinarios que al de ninguna otra adaptación. Creo que el mayor problema de la película es que sus creadores han optado por las soluciones más fáciles, espectaculares (por cierto, los efectos especiales son bastante pobres) y huecas, siempre al servicio de la estrella de la función. Y eso nunca ha funcionado con Dorian Gray, un personaje que necesita que se la sociedad donde vive sea descrita minuciosamente para poder transgredirla con todas las consecuencias.

El argumento del film, de modo telegráfico, es este:
Dorian es un chico de provincias que llega a Londres - Un tal Lord Henry lo convierte en una especie de Lolita masculina que termina follándose a media ciudad - todos se sienten fatal por ello - Dorian va a por tabaco y vuelve 25 años después - La virtud de la hija de Lord Henry se tambalea - Dorian se arrepiente a ratos - un cuadro explota - fin.

Seguramente Ken Russell podría haber hecho algo simpático con un borrador semejante, Pero Oliver Parker lo convierte en un vodevil soso, en un cuento erótico para señoras ñoñísimas. De hecho, Arturo Fernández hubiera bordado el papel de Ben Barnes. Los pobres actores hacen lo que pueden con unos personajes desdibujados por completo (de Basil Hallward sólo sabemos que es un retratista victoriano que bebe ginebra con los colegas, el Lord Henry de Colin Firth pasa de la sobriedad interpretativa... ¡a marcarse un solitario bailecillo cuando se divierte!) que se pasean por una sociedad victoriana cuyos códigos y formas apenas se apuntan. De hecho, el único personaje creíble, que ni siquiera existe en el libro de Wilde, aparece ya en 1914. Se trata de la hija de Lord Henry, Emily Wotton, una sufragista que llega a enamorar a Dorian.



Así que una novela cuyo tema central es la moralidad e influencia del arte en una persona (y de esa persona en el arte) y que lleva hasta las últimas consecuencias el hedonismo, el dandismo y el esteticismo (por ejemplo), utilizando mitos como Fausto o Narciso para ello... queda reducida a una especie de Desde que amanece, apetece con asesinatos de por medio y traca final. Yo la estrenaría en DVD y no en Sitges, en serio.

Eso sí, la fotografía es muy bonita (aunque apenas hay exteriores) y Ben Barnes es muy guapo.

TITULO ORIGINAL:Dorian Gray
GENERO:Fantasía
PAIS:UK
DURACION:112 Minutos
AÑO:2009
DIRECTOR:Oliver Parker
GUION:Toby Finlay
INTERPRETES:Ben Barnes, Colin Firth, Rachel Hurd-Wood y Rebecca Hall
PRODUCTOR: Barnaby Thompson
MUSICA: Charlie Mole

Una curiosidad: una de las escenas de la peli fue rodada (mal) en el impresionante cementerio londinense de Highgate, del que me traje unas fotillos de su Egyptian avenue:

miércoles, 16 de septiembre de 2009

miércoles, 2 de septiembre de 2009

Lo nuevo de Frederik Peeters

David Morancho me envía un adelanto de ocho páginas de la nueva obra de Peeters, Pachyderme. El autor de las estupendas Píldoras azules, Lupus y Koma vuelve con lo que él mismo denomina "una verdadera obra de cómic clásico. En la forma por lo menos." Y será amor a primera vista, atracción fatal, o que me ha pillado en un día tonto, pero creo que... ¡podría ser el mejor tebeo de la década!