martes, 29 de junio de 2010

Universal monsters original art

Frankenstein (Boris Karloff)
Dracula (Bela Lugosi)
The Bride of Frankenstein (Elsa Lanchester)
The Wolf Man (Lon Chaney, Jr.)
The Mummy (Boris Karloff)
Dracula (Bela Lugosi, Helen Chandler)
Dracula (Bela Lugosi)
Frankenstein (Boris Karloff, Mae Clarke)





Este verano me ha dado por pintar a los monstruos de la Universal. De momento son ocho óleos de 65 x 46 cm, pero si encuentro lugar donde exponer la familia podría crecer exponencialmente.

jueves, 10 de junio de 2010

The yellow wallpaper

"No es nada habitual que gente corriente como John y yo alquile casas solariegas para el verano.
Una mansión colonial, una heredad... Diría que una casa encantada, y llegaría a la cúspide de la felicidad romántica. ¡Pero eso sería pedir demasiado al destino!
De todos modos, diré con orgullo que hay algo extraño en ella.
Si no, ¿por qué iba ser tan barato el alquiler? ¿Y por qué iba a llevar tanto tiempo desocupada?
John se ríe de mí, claro, pero es lo que se espera del matrimonio.

John es sumamente práctico. No tiene pacien­cia con la fe, la superstición le produce un horror intenso, y se burla abiertamente en cuanto oye hablar de cualquier cosa que no se pueda tocar, ver y reducir a cifras.
John es médico, y es posible (claro que no se lo diría a nadie, pero esto lo escribo sólo para mí, y con gran alivio por mi parte), es posible, digo, que ése sea el motivo de que no me cure más deprisa.
¡Es que no se cree que esté enferma!
¿Y qué se le va a hacer?"

Así comienza El papel de pared amarillo, un relato escrito en 1890 y que se publicó en 1892 en The New England Magazine, una de las revistas más prestigiosas de aquella época. Se trata de un genial acierto aislado en el género terrorífico dentro de la obra de una autora totalmente ajena a él que, incluso, llamó poderosamente la atención de Lovecraft por su "nivel clásico".

Charlotte Perkins Gilman (1860-1935) escribió sobre una mujer que, como le había ocurrido a la autora, sufre lo que ahora llamamos una “depresión post-parto”, y a la que se le receta una “cura de descanso”. Su acertada combinación de testimonio personal y fábula feminista muestra con extraordinaria agudeza psicológica y una precisión casi clínica las consecuencias de un aberrante tratamiento para la enfermedad mental, lo que le valió ser incluido en la antología Psychology and Literature. En el ensayo La loca del desván se ofrecen más claves sobre esta obra, quizá el mejor relato corto de terror de todos los tiempos.

(En estas ilustraciones he intentado reflejar la atmósfera del relato, con dos posibles ambientaciones "de época"; la primera situada en los años 2o y la segunda a finales del S. XIX. Si algún editor está interesado en publicar este relato ilustrado... ya sabe; aquí me tiene. ;D)

martes, 8 de junio de 2010