miércoles, 16 de diciembre de 2009

Dibujante vs. guionista

Bartolomé Seguí trabajando sobre un guión de Felipe Hernández Cava.


¿Cuántas formas de colaboración existen entre un guionista y un dibujante para hacer un cómic? Muchos creerán que decenas. Pero si hay un diálogo recurrente al inicio de su colaboración es este:

Guionista: “Bueno, aquí tienes el guión. Espero que te guste. Por supuesto, puedes cambiar todo lo que quieras, siempre que sea para mejor.”

Dibujante: “Gracias; seguro que es un guión genial, como todos los tuyos. Y me alegra que no seas de los guionistas que van de dioses y te piden que no les cambies nada; ¿qué aportaría yo, entonces?”


Otra alianza creativa más en base al criterio el dibujante puede cambiar todo lo que quiera, siempre y cuando al guionista le parezca bien. Creo que un porcentaje muy alto de las historietas que firma un dibujante y un guionista españoles se realizan bajo este acuerdo… y eso hace que este planteamiento de trabajo, por ser tan habitual, se manifieste como el idóneo.
Pero si olvidamos por un momento las imposiciones de una industria concreta, las cuestiones comerciales, los guionistas estrella o los dibujantes hot, y todos los posibles condicionantes particulares; ¿sería esta la forma ideal de colaboración entre un guionista y un dibujante para contar de la mejor forma posible una historia?

Creo que NO.

El proceso de creación de una página de cómic, según Jaime Martín.

En el fondo, todos lo tenemos claro: lo importante es saber narrar; el cómo se cuenta esa historia. Y eso YA OCURRE en el guión. Así que, en un mundo perfecto ¿cuál debería ser el reparto de tareas entre un guionista y un dibujante durante la realización de un cómic?
El guionista debería crear el argumento, planificar (de alguna forma, dibujar mentalmente cada página) y desarrollar la historia. Él es su escritor, quién la conoce y quien sabe cuál debe ser su intención. Así que debería indicar en todo momento qué narrar al dibujante. Y el dibujante debería saber subrayar con sus dibujos lo que el guionista cuenta, volcando toda su creatividad en dar su interpretación personal de la historia a través de su capacidad de visualización (de alguna forma, escribir con el dibujo. Mucho del tono del cómic resultante dependerá de él).

Si el dibujante es quien elige los planos y el número de viñetas (por ejemplo) en base a un argumento y unos diálogos aportados por el guionista, entiendo que los dos siguen siendo autores de la obra, claro, pero entonces el primero debería firmar como “guionista y dibujante” y el segundo debería responsabilizarse del “argumento y diálogos”. Quizá los límites de la autoría entre guión y dibujo se puedan diluir en función de lo que una historia necesite durante una colaboración a cuatro manos (que no lo creo) pero, insisto, entonces deberíamos replantearnos de qué se responsabiliza cada uno en los créditos de la edición. O suprimir de una vez por todas la diferenciación guionista - dibujante.

Ejemplo de autoría compartida sobre argumento, guión, dibujo... y todo lo demás.


Si un buen guión se ve expuesto al capricho narrativo del dibujante se convertirá, siempre, en un mal cómic; su tono e intención original se verá rota en varias ocasiones por sus intromisiones. Y si un dibujante, actuando así, es capaz de mejorar el guión será porque ese guión no está terminado por su autor. O porque, simplemente, es un mal guión. Entonces ¿por qué alguien que sabe contar mejor que su propio guionista (al que modifica su punto de vista, algo esencial en un texto) colabora con él? Y, en el caso contrario, si el dibujante confía en el trabajo de su guionista ¿por qué ir en contra de esa historia realizando cualquier cambio en su planificación, en lugar de profundizar en ella?












El mismo guión de Lapiere "entendido" por dos dibujantes diferentes: Rubén Pellejero (izquierda) y Teddy Kristiansen (derecha). Aunque los dos hubieran elegido seguir las indicaciones del guión al pie de la letra, la aportación del dibujante es más que evidente, ¿no?.



Creo que la respuesta a esas preguntas tiene que ver con la desconfianza en la calidad del trabajo propio y en el de la otra parte: “Porqué los guionistas deberían ocuparse de sus asuntos”, en cuestiones económicas: “A la hora de repartir”, o en egos desencadenados: “Los guionistas no son necesarios en este medio”. El autor del dibujo y el guión de una historia lo tiene más fácil, claro: “El cómic es mi forma natural de narrar” .


En resumen, lo que quería decir es que lo guionistas (que aún no lo hayan hecho) deberían olvidar sus complejos y TOMAR EL CONTROL de sus narraciones. Y los dibujantes deberían entender que el ejercicio de su libertad creativa es decidir colaborar con un guionista para subrayar y transmitir cada uno de los sentimientos, acciones, planos, etc. contenidos en el guión de la mejor forma posible.

54 comentarios:

Lena dijo...

Lagrimas como puños se me han caído leyendo esto. Y no, hoy no me ha dado la alergia X)

ricard efa dijo...

Cuanta razón almacenan sus palabras viejo maestro.

La asociación de BD de Amiens editó un libro que podría ilustrar su ultimo proposito ("Le projet Coïncidènce") donde un montón de dibujantes -y no digo autores a posta, pa joder- trabajan todos sobre un mismo guión de una sola pagina.

Ala! siga ilustrandonos...

Javier dijo...

Un guionista endiosado es un estorbo para la obra.
Si un guionista es afortunado, el dibujante hará relucir la historia que nació en su imaginación.

Igual que un dibujante endiosado también puede caer en errores por exceso de egolatría, claro.
Aunque lo más frecuente es lo primero.

Anónimo dijo...

los cómics no van sobre humillación

morgana dijo...

joder Henry! lo que pasa aquí es que los guionistas no saben muy bien lo que cuentan y los dibujantes quien que quede mono
y ya
menos Luis Duran
y Neil Tennant
y tú que parece que lo tengas claro
y lo digo yo eh? que vendo galletas
y ancha me quedo

MARY dijo...

Qué razón tienes!
Saludos!!!

Anónimo dijo...

Hablando de otra cosa Corominas.

¿Has intentado publicar Dontar con alguna otra editorial? Quizas en la linea de Planeta de autores españoles...

Un saludo!

Corominas dijo...

Gracias por lo de viejo, Ricard... ¡yo también te quiero! XD
Y tu recomendación es espectacular:

http://www.bdparadisio.com/scripts/foritems.cfm?IdSubject=050415082154%20&StartPage=1

Javier, dices que "Si un guionista es afortunado, el dibujante hará relucir la historia que nació en su imaginación." Eso es lo que SIEMPRE debería pasar; un guionista profesional no debería depender de la fortuna, debería obtener una respuesta profesional por parte del dibujante.

Morgana, no seas maligna. ;D

Mary, "malegra" que estemos en sintonía. Y, Anónimo... ¡ya ha pasado demasiado tiempo desde que hice el primer Dontar! Ponerme ahora con los dos siguientes álbumes previstos, con las condiciones que ofrecen los editores por aquí... es complicado. Pero gracias por la sugerencia. :)

Bardet dijo...

No puedo estar más de acuerdo. Si un dibujante quiere narrar, ¿por qué no guioniza su trabajo en lugar de colaborar con un guionista?
Leo cómics desde que tenía 6 añitos y conforme he ido haciéndome mayor me he dado cuenta de las licencias que se toman algunos dibujantes con el guión y que acaban destruyendo el ritmo narrativo de la historia; pero me parece que los oscuros tiempos en los que los dibujantes primaban sobre los guionistas como autores "importantes" de obras determinadas ya han pasado, ¿no?

Ánimo con tu último trabajo, espero que no tarde mucho en ver la luz :-)

Angux dijo...

Muy buena la entrada. Muy interesante.

De ser como dices.. ¿tendría que ser el guionista quien eligiese al dibujante para llevar su historia al tebeo? Esto rara vez sucede, salvo con guionistas consagrados..

Luego, estamos dando por hecho de que todos los "guionistas" supiesen como hacer un buen guión y en muchos de los casos no es así y es el dibujante el que toma la mayor responsabilidad en la obra.
Los dos número de RG, de Dragon y Peeters, (por ejemplo) Dragon aparece como guionista, pero.. ¿será realmente así o habrá dado detalles a Peeters para ser este finalmente el que haya desarrollado la historia? sin embrago, sea como fuere, sin el trabajo de ambos nos hubiesemos perdido dos tebeos buenísimos.

Yo creo, que tanto el QUE se cuenta como el COMO se cuenta tienen la misma importancia y es la suma de las dos cosas la que hace buena la historia. Si me cuentas (estupendamente, eso si) como vas a por el pan un domingo soleado, la historia carecerá de interés por muchos recursos gráficos y narrativos que se utilicen (aunque es obvio que la mejorará).

Corominas dijo...

Bardet, es verdad que los lectores valoran más el guión que en épocas pasadas. Pero, como tú dices, muchos guiones siguen siendo narrados por el dibujante... aunque ya sepan cómo hacerlo para que no cante mucho.
¡Gracias por los ánimos! :)

Angux, por eso digo que, en algunos casos, lo más práctico sería que los autores firmaran la obra sin diferenciar sus funciones en ella. Pero un guionista debería saber hacer un guión, al igual que un dibujante debería saber dibujarlo. ¡Zapatero, a tus zapatos! :)

Si cuentas bien que vas a por el pan un Domingo soleado, el lector se verá iluminado por ese sol y hasta podrá oler el pan recién hecho. Si cuentas mal Hamlet, ese lector sólo percibirá su propio sopor... ¿qué lector prefieres ser? ;)

Angux dijo...

Sin duda el lector de Hamlet escrito por el primer guionista XD
No, entiendo lo que quieres decir :)
De los dos casos que propones me quedaría con el del pan.

Un saludo.

Anónimo dijo...

Yo creo que el dibujante, a lo largo de su carrera, tiene que tener mucho cuidado para que los guionistas con los que trabaje no le coman el coco. Si un dibujante no tiene sus propios criterios para afrontar un cómic seguramente acabara siguiendo los del editor o los del guionista.

¿Y cuales serán estas ideas que irá asimilando el dibujante sin ideas gráficas propias?

1) El dibujo de un cómic está al servicio de la historia que estás contando (que, por supuesto, es la que escribe el guionista).

2) Lo más importante es la claridad narrativa. Procura eliminar cualquier elemento considerado superfluo (detalles, sombras, dibujo demasiado figurativo, etc) hasta dejar una viñeta diáfana y que con 4 rayas muestre al primer vistazo la idea que pretendía mostrar el guionista.


3) La "gracia" de un cómic no está en las "florituras" del dibujo que tenga sino en los giros del guión.


4) Aprende del manga que da igual el estilo de dibujo que uses. Lo importante es la solidez del guión.
Hasta puede considerarse una ventaja que todos los dibujantes dibujen igual: así se crea una sólida industria del cómic con piezas intercambiables entre sí. Si un dibujante falla, se cambia por otro igual. Si todos dibujan igual, pueden trabajar en grupo en un mismo cómic, hacer animaciones -que es lo que mola realmente-, etc


5) El estilo de dibujo no es más que el conjunto de convenciones gráficas con la que contarás historias. Una vez que te hayas creado unas que sirvan al guión, no hace falta evolucionar más en el estilo de dibujo.


6) El dibujante es un instrumento del guionista. Es el plasmador de las ideas del guionista. Los dibujantes son las manos del artesano-guionista a la hora de hacer una creación.


7) Fíjate que los dibujantes que no saben hacer cómics como dios manda, acaban de portadistas.


8) El dibujante de cómics que dibuja con cierta personalidad propia, suele ser una molestia para el guionista. Es mejor asimilar unas convenciones comunes a toda la industria y así las relaciones entre guionistas y dibujantes serán fáciles y fluidas.


9) Como decía Dave Gibbons, no vale la pena prestarle demasiada atención al aspecto gráfico de un cómic, teniendo en cuenta que un cómic se lee en 10 minutos.


Además, habría que añadir que el guionista -y su manera de ver los cómics- tiene como aliado a los críticos de cómic, que suelen estar más formados en las letras que en las imágenes. Leerás muchas críticas que hablen sobre los giros de un guión, muy pocos que te hablen sobre el estilo de dibujo o sobre el aspeto gráfico de un cómic. Un crítico de cómics ve con mas facilidad una referencia literaria en un guión que una referencia gráfica en una viñeta. Y si la ve, seguramente la considera superflua.

10) El dibujante de cómics tiene que olvidar esas tradiciones del cómic representadas por dibujantes como Winsor McCay, Franquin o Alex Niño y tratar de hacer dibujos animados en cómic.

Corominas dijo...

Anónimo, claro que un buen dibujante DEBE tener "ideas gráficas propias"(por utilizar tu expresión) para dibujar de la mejor forma posible las "ideas de guión propias" del guionista. Pero siempre al servicio de la historia que ambos han decidido contar. Otra cosa muy diferente es que el dibujante tenga "ideas de guión propias y/o diferentes a las del guionista". Ahí es cuando todo se va a pique.

Nadie tiene porqué comer el coco a nadie y no hay ninguna guerra declarada entre guionistas, dibujantes, portadistas y críticos, que yo sepa.

Por otra parte, tu decálogo es muy divertido. Pero no creo que encuentres a nadie que lo firme... ¿o sí? :D

Anónimo dijo...

Corominas dice:

<>

"¿Ambos han decidido contar?" Querrás decir que el guionista (por encargo del editor, o no) ha creado una historia y se la ofrece al dibujante como un pack completo y casi acabado, como aquellas famosas lentejas que, dicen, puedes dejarlas. Otra cosa sería que una historia apenas hilvanada fuera tomando forma entre un dibujante y un guionista, pero claro entonces ambos serían co-guionistas. No es lo mismo que dos personas decidan contar a la vez, entre dos, una historia que primero decida uno hacer una historia y se la ofrezca a otro para completarla.


El guionista de cómics generalmente es una persona con vocación de escritor, o de guionista de cine, que hace cómics para ganar algo de dinero. En cambio el dibujante de cómics suele ser vocacional (salvo alguno que otro que preferiría ser director de cine). Seguramente, en el fondo, el guionista siente cierta incomodidad porque sus ideas sean trasladadas a dibujos cuando preferiría que tomaran forma de larga narración escrita.
Quizás el guionista, en el fondo, no siente una gran estima por el dibujante. Al fin y al cabo, el dibujante es el "bulto" que se interpone entre el guionista y su público.


<>

¿Ves, Corominas? Ya te has creído la retórica del guionista. Hacer cómics, para un dibujante, no es contar historias en imágenes. Hacer cómics es crear belleza (o fealdad). Es un asunto estético. Y da igual lo que te diga el editor o el guionista o el crítico de cómics. Lo que no puede ser es que un dibujante piense como un guionista si no se encarga de los guiones. Un dibujante tiene que pensar según las herramientas gráficas con las que se ha educado. Crear belleza tiene que ver más con el arsenal dibujístico que tenga el dibujante (creado a base de años de práctica) que con trasladar palabras a imágenes.


Corominas dice:
<>


Tampoco hay guerras declaradas en el mundo de la pareja ni en el de las relaciones sociales y no por ello dejan de existir. Siempre hay una pugna entre dos, un marcar el territorio, sea de forma explícita o implícita. Incluso entre la gente pacífica... cada uno tiene sus ideas y no tienen porque ser exactas a las de los demás. Sigo creyendo que, aunque suene politicamente incorrecto, se trata siempre de un pulso entre dibujante y guionista. Naturalmente nunca se dirá así a la hora de hablar del cómic que habéis creado pero en el fondo es así. Puede no haber lucha, por ejemplo, en el caso de que se sea un dibujante novel y te toque un guionista experimentado. En un caso así, no sabes qué terreno pisas y el guionista hace lo que quiere contigo y te convierte en el instrumento gráfico de sus ideas, en un amanuense.

La gente suele ser educada así que cuando hablo de pugnas no me refiero a gritos y puñetazos, sino a simples charlas dialécticas. Las charlas pacíficas y sin heridos son las maneras de marcar el territorio en las sociedades llamadas civilizadas. Pero eso no quiere decir que no haya ganadores y vencidos.

Cuando un dibujante está ante un guión demasiado bueno -bueno desde el punto de vista que lo entienden los guionistas- entonces al dibujante le es muy dificil hacer otra cosa que no sea lo que se espera de él como mero traslador de imágenes de un texto ("narrador gráfico" es la palabra de consolación que han ideado los guionistas para engañar a los dibujantes y hacerles creer que aportan algo a la historia). Este sería el caso de un dibujante sin personalidad estética clara que ha terminado en las garras de un guión potente. Cada línea que haga el dibujante servirá irremediablemente para resaltar lo buen guionista que es su compañero (un ejemplo, Watchmen).

Anónimo dijo...

Vuelvo a poner el comentario anterior porque no han salido las citas...



Corominas dice:

"Anónimo, claro que un buen dibujante DEBE tener ideas gráficas propias (por utilizar tu expresión) para dibujar de la mejor forma posible las "ideas de guión propias" del guionista. Pero siempre al servicio de la historia que ambos han decidido contar."

"¿Ambos han decidido contar?"

Querrás decir que el guionista (por encargo del editor, o no) ha creado una historia y se la ofrece al dibujante como un pack completo y casi acabado, como aquellas famosas lentejas que, dicen, puedes dejarlas. Otra cosa sería que una historia apenas hilvanada fuera tomando forma entre un dibujante y un guionista, pero claro entonces ambos serían co-guionistas. No es lo mismo que dos personas decidan contar a la vez, entre dos, una historia que primero decida uno hacer una historia y se la ofrezca a otro para completarla.


El guionista de cómics generalmente es una persona con vocación de escritor, o de guionista de cine, que hace cómics para ganar algo de dinero. En cambio el dibujante de cómics suele ser vocacional (salvo alguno que otro que preferiría ser director de cine). Seguramente, en el fondo, el guionista siente cierta incomodidad porque sus ideas sean trasladadas a dibujos cuando preferiría que tomaran forma de larga narración escrita.
Quizás el guionista, en el fondo, no siente una gran estima por el dibujante. Al fin y al cabo, el dibujante es el "bulto" que se interpone entre el guionista y su público.

Corominas dice:
"Pero siempre al servicio de la historia que ambos han decidido contar."

¿Ves, Corominas? Ya te has creído la retórica del guionista. Hacer cómics, para un dibujante, no es contar historias en imágenes. Hacer cómics es crear belleza (o fealdad). Es un asunto estético. Y da igual lo que te diga el editor o el guionista o el crítico de cómics. Lo que no puede ser es que un dibujante piense como un guionista si no se encarga de los guiones. Un dibujante tiene que pensar según las herramientas gráficas con las que se ha educado. Crear belleza tiene que ver más con el arsenal dibujístico que tenga el dibujante (creado a base de años de práctica) que con trasladar palabras a imágenes.


Corominas dice:
"Nadie tiene porqué comer el coco a nadie y no hay ninguna guerra declarada entre guionistas, dibujantes, portadistas y críticos, que yo sepa."


Tampoco hay guerras declaradas en el mundo de la pareja ni en el de las relaciones sociales y no por ello dejan de existir. Siempre hay una pugna entre dos, un marcar el territorio, sea de forma explícita o implícita. Incluso entre la gente pacífica... cada uno tiene sus ideas y no tienen porque ser exactas a las de los demás. Sigo creyendo que, aunque suene politicamente incorrecto, se trata siempre de un pulso entre dibujante y guionista. Naturalmente nunca se dirá así a la hora de hablar del cómic que habéis creado pero en el fondo es así. Puede no haber lucha, por ejemplo, en el caso de que se sea un dibujante novel y te toque un guionista experimentado. En un caso así, no sabes qué terreno pisas y el guionista hace lo que quiere contigo y te convierte en el instrumento gráfico de sus ideas, en un amanuense.

La gente suele ser educada así que cuando hablo de pugnas no me refiero a gritos y puñetazos, sino a simples charlas dialécticas. Las charlas pacíficas y sin heridos son las maneras de marcar el territorio en las sociedades llamadas civilizadas. Pero eso no quiere decir que no haya ganadores y vencidos.

Anónimo dijo...

Sigo respondiendo....

Cuando un dibujante está ante un guión demasiado bueno -bueno desde el punto de vista que lo entienden los guionistas- entonces al dibujante le es muy dificil hacer otra cosa que no sea lo que se espera de él como mero traslador de imágenes de un texto ("narrador gráfico" es la palabra de consolación que han ideado los guionistas para engañar a los dibujantes y hacerles creer que aportan algo a la historia). Este sería el caso de un dibujante sin personalidad estética clara que ha terminado en las garras de un guión potente. Cada línea que haga el dibujante servirá irremediablemente para resaltar lo buen guionista que es su compañero (un ejemplo, Watchmen).

Parecerá paradójico, pero ése es el tipo de guiones que un dibujante con muchas cosas que decir, estéticamente hablando, tiene que rechazar. Un dibujante de cómics de este tipo pienso que tiene que usar como base un guión débil, incluso malo. Porque el guión sólo tiene que ser una excusa para una explosión estética sin precedentes. Son malos tiempos para los auténticos dibujantes de cómics, ninguno parece confiar en sus propias fuerzas... y lo dejan todo en manos del guionista que, generalmente, poco sabe de dibujo.

Con lo que acabo de decir, no me refiero a que un buen dibujante haga cómics con guiones malos, sino que un buen, buen, dibujante tiene que conseguir, partiendo de la base de un guión endeble y sin personalidad, hacer un gran cómic.
O convertir las desventajas en ventajas.


Un guionista de cómics actual vería este vídeo (el único fragmento que se conserva de ese film) y diría:

"¿Tantos minutos para explicar que una puta, que espera a su benefactor, está triste porque seguramente ha naufragado su barco? Quita paja y cuéntalo en 10 segundos".

http://www.youtube.com/watch?v=G2sNRzLEH8s


En el cine ya hace tiempo que algunos se han enterado de que lo importante ya no es contar historias (te recomiendo que veas

"L'intrus" http://akas.imdb.com/title/tt0422491/ de Claire Denis). En el cómic no sólo no nos hemos enterado sino que además ni siquiera podemos dejar los géneros ni los subgéneros. Sin embargo, Winsor McCay siempre lo tuvo claro: todavía disfruto con esa fiesta para los ojos que es Little Nemo. Mal que le pese a algunos, eso es también hacer cómics.

Anónimo dijo...

Y la tercera parte (siento la longitud)...


Corominas dice:
"Por otra parte, tu decálogo es muy divertido. Pero no creo que encuentres a nadie que lo firme... ¿o sí?"

¿Ves? eso demuestra poca confianza en uno mismo. Si los criterios con los que uno dibuja son algo tan íntimo como los calzoncillos que uno lleva, ¿para qué tiene que mirar a los del vecino para ver si usa los mismos?

En fin, menos mal que siempre nos quedará Carlos Nine.

Saludos

Corominas dijo...

¡Que viva Carlos Nine! XD

Nine, al igual que Winsor McCay, Franquin o Alex Niño, es autor del guión y el dibujo de sus obras más brillantes. Y el "festín visual" que proporciona Winsor McCay incluye un adelanto de lo que sería el surrealismo y una forma de narrar tan personal y depurada que ha influido en la literatura (del absurdo o no) y en el cine de animación de medio mundo. Vamos, que estás admirando a un excelente guionista.

El cómic es un género esencialmente narrativo. Si olvidas eso por echar un pulso "estético" al guionista, en lugar de trabajar los dos para un mismo fin, terminarás por hacer una mala historieta.

"el guión sólo tiene que ser una excusa para una explosión estética sin precedentes.""un buen, buen, dibujante tiene que conseguir, partiendo de la base de un guión endeble y sin personalidad, hacer un gran cómic."

Vaya, ¡pobres dibujantes! ¿Por qué deben corregir con su dibujo los errores de un mal guión? ¿acaso no tienen la capacidad de inventarse esa "simple excusa" para la posterior "explosión estética" y quitarse a ese rival - guionista - de encima?
No entiendo tus argumentos, de verdad, a no ser que estés haciendo una llamada a la autoría completa de la obra.

Saludos.

Anónimo dijo...

Yo creo que Anonimo (el otro, no yo) está diciendo una cantidad de polladas increíble y que ni siquiera tiene los santos cojones de firmar su despiporre.

Los guionistas, como los dibujantes, deben entenderse, como el guitarrista y el batería de una banda. Si uno desafina, la música no mola. Si uno quiere marcarse unos solos de lucimiento y el otro le parece guai, pues tocarán guai, si ambos intentan hacerlo, aquello hará salir corriendo a todo el auditorio...
Lo importante es que la comunicación y el acuerdo previo a la colaboración estén claros y se respeten. Y a partir de ahí, saldrán equipos creativos de todos los tipos imaginables.

Lena dijo...

Tenía la intención de comentar lo dicho por Anónimo 1, pero después de leer esta sandez (Un dibujante de cómics de este tipo pienso que tiene que usar como base un guión débil, incluso malo. Porque el guión sólo tiene que ser una excusa para una explosión estética sin precedentes.) se me han quitado las ganas.

Además Anónimo 2 ha dado una respuesta clara, concisa y de lo más democrática. Alabado sea Anónimo 2 :P

damián dijo...

Para anónimo 1: En que mundo vives?? o simplemente te gusta crear polémica y te divierte provocar al personal??

Un dibujante no tiene que dibujar una historia que no le gusta. Si acepta embarcarse en un proyecto le debe gustar el guión o la idea sobre la que trabajar y potenciarla con su trabajo(con más o menos florituras, ese depende del estilo de cada uno).

Los editores no firman proyectos con los guionistas y luego buscan dibujantes, es más bien al contrario. Como el dibujo no les guste el proyecto no sale y punto.

Te podría comentar más cosas sobre el maravilloso mundo de las relaciones guionista-dibujante(que está claro que cada uno tiene sus experiencias y lo que comentas lo puedes haber sufrido en tus propias carnes) pero en general las cosas no son para anda como las pintas. Sólo decirte una cosa más:

¡¡¡¡¡ATERRIZA!!!!!!

y firma tus comentarios.

Bardet dijo...

"Hacer cómics, para un dibujante, no es contar historias en imágenes. Hacer cómics es crear belleza (o fealdad). Es un asunto estético. Y da igual lo que te diga el editor o el guionista o el crítico de cómics."

No te ofendas, Anónimo cizañero, pero yo no soy crítico, editor ni guionista, y creo que esto es una soberana gilipollez.
Mi opinión como LECTOR, que son los principales consumidores de cómics, es que si quiero ver algo de asunto estético me compro un libro de ilustraciones. Hacer cómics, hasta donde yo sé, consiste en narrar graficamente, no en crear belleza.
Una editorial de cómics surgió hace años con la premisa de que la imagen debía prevalecer sobre la historia, no sé si sabéis de cual hablo. El resultado fue bastante ponzoñoso.
Así pues, creo que tal vez haya gente que considera que hacer cómics es un asunto estético y los dibujantes deben hacer lo que les salga del pepino ignorando premisas de guionistas y tal y cual.
Y hay otros a los que desde luego NO nos gusta, así que ese decálogo que publicas más arriba yo desde luego no lo firmaría. Ni nadie que yo conozca y lea cómics :P

Considero mucho más acertado el punto de vista del autor del blog, que se trata de un toma y daca y trabajo en equipo entre ambos, guionista y dibujante.
Sin ir más lejos, ahí queda Lone Wolf & Cub de Koike y Kojima; te parece que es un manga donde el guión es sólido y todos lo dibujarían igual? yo diría que es un trabajo en equipo muy equilibrado, que el dibujante tiene su propio estilo y sin embargo lo adpata a las premisas del guión para otorgarle la fuerza narrativa que al final obtiene.

Es mi opinión como lector, imagino que para alguno no valdrá nada ya que normalmente "no tenemos ni puta idea", pero insisto, supongo que en el mundillo de las historietas y las novelas gráficas hay más lectores que no son guionistas ni dibujantes, y si ellos saben reconocer la calidad de algo, hacen que se venda y quede reconocido.

Un saludo.

Corominas dijo...

Bardet, creo que los autores que no buscan el diálogo con el lector son muy pocos y terminarán muy frustrados. Y, desde luego, tener que reivindicar a estas alturas la importancia de las historias o a los autores de manga y sus obras maestras es... demencial. :)

Ojalá, anónimo 2, que tu comparación entre el entendimiento de un guionista y un dibujante con dos músicos tocando en directo funcionara siempre. También se puede parecer al trabajo de dirección y montaje en el cine, por ejemplo. Pero comparar la forma de colaboración "ideal" entre guionista y dibujante de cómics con la de profesionales de cualquier otro medio despista más que otra cosa. Creo que nuestra forma de currar tiene unas características tan peculiares que deberíamos debatir y reflexionar más sobre su funcionamiento y en cómo influye en el resultado final; ese cómic que el lector se lleva a su casa... o no.

ricard efa dijo...

A mi me hace gracia que se haga tanto incapié en que el dibujante traslada el "texto del guionista en imagenes".
El texto del guionista ya són imagenes, eso si sugeridas por palabaras en lugar de lineas y manchas -entre otros recursos, of course-.

Eso es un error de base, después de no entender esto el desproposito que pueda venir luego ya puede ser enorme.

El dibujante que acepte trabajar sobre un guión malo -a sabiendas que lo es, claro, que no todos somos tan listos y a veces nos dejamos iluminar...- para hacer uso de imagenes de belleza extrema, solo puede ser o tonto o sumamente pretencioso. Ambas razones lo llevarán al batacazo.

A no ser que trabaje para una agencia...¿ O esos no cuentan?

Tirso Cons dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Corominas dijo...

"El texto del guionista ya son imagenes" "Eso es un error de base, después de no entender esto el desproposito que pueda venir luego ya puede ser enorme."

Amén, Ricard. Pero parece que somos muy pocos los dibujantes que pensamos así, y justo por eso mismo he querido plantear el tema.
Si esas imágenes creadas por el guionista no son dibujadas (ahí está el reto creativo, artístico, estético y todo lo que se quiera) por el dibujante, el dibujante contará OTRA historia. Así de simple. Se pasará por el forro el trabajo de su compañero y se cargará su intención original.

¡Hola Tirso! Un abrazote, compañero :)
Dices que "Cada equipo, es eso... un equipo" y tienes toda la razón; en la práctica pesan más las imposiciones editoriales o el "pacto" particular entre guionista y dibujante. Y, oye, si la cosa funciona... pues genial. Pero si las dos partes "narran", el dibujante está ejerciendo de guionista también, ¿no? ¡Pues que se refleje en los créditos! XD

Y que veamos por aquí "Le Manoir des murmures" muy pronto, ¡feliz 2010!

Tirso Cons dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Corominas dijo...

"se presupone que todos narran, y el resultado final es una conjunción de la narración de ambos..."

Para contar una historia sólo se necesita una voz, no un coro. Los libros escritos entre dos o las películas co-dirigidas suelen dar malos resultados porque dos voces narrativas no pueden contar una misma historia.

La labor fundamental del guionista, entiendo, es cómo contar esa historia. Algo mucho más importante que escribir un argumento y unos diálogos. Por eso pienso que el dibujante debe dibujar de la forma más precisa y personal posible lo que el guionista ha descrito con la intención de ayudar, potenciar, embellecer y hacer crecer esa historia en la misma dirección. Ese es el reto más complicado para un dibujante de cómics; mantener su estilo sin doblegar el de su guionista.

Pero, vamos, estoy dando mi opinión sobre una forma de colaboración "ideal", generalizando y demás.

Tirso, si en vuestro caso habéis conseguido contar una buena historia entre los dos (algo que no dudo) será porque os sobra el talento, sois amigos, compartís gustos... vamos, por circunstancias personales y concretas de un equipo en particular. Pero, en un futuro... ¿rechazarías un guión que te pareciera genial por no poder ser su "director"? ¿o intentarías dibujarlo lo mejor posible, encantado de tener tanta suerte?

Dudas, dudas... ;D

Tirso Cons dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Tirso Cons dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Tirso Cons dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Corominas dijo...

Creo que el dibujante revela su forma de ver el guión, su enfoque, en cuanto dibuja la historia. Imagina el mismo guión, respetado en todos sus detalles, pero dibujado por Trondheim, por Frank Miller o por Gaspar Naranjo. Tendrías tres visiones radicalmente distintas de la misma historia, y sin cambiar un plano. Ese es el enorme "poder" del dibujante y una forma muy natural, nada rígida, de colaborar con un guionista.

Por otro lado, estamos de acuerdo; un buen guionista debería indicar qué narrar al dibujante, no qué modelo de lámpara dibujar. :)

Lena dijo...

Ricard, apuntado en la lista de “Dibujantes que entienden el papel del guión”, ya sois dos. Curiosamente los dos sois capaces de escribir buenos guiones, empiezo a pensar que tiene algo que ver... X)

“Pero es que el cómic es un medio narrativo que conjuga una narración escrita con otra visual.”

Me estoy leyendo Tamara Drewe y es el único tebeo que me viene a la cabeza que se ajuste a esta descripción de cómic. Porque, ¿Un cómic sin diálogos tiene una “narración escrita”? ¿No puede un guionista escribir un tebeo mudo, porque él solo narra con palabras? Suponiendo que con cómic te refieras al producto final, y no al guión que le precede, claro. Si no por esa regla de tres, una película “conjuga una narración escrita con otra visual”, idea bastante difícil de defender.

Me hace mucha gracia cuando los dibujantes hablan de lo frustrante que es para ellos (como artistas) el encontrarse con un guionista que quieren que sigan el guión al pie de la letra. Claro, es que no les deja “narrar”, y si no “narran” la historia no es suya, y no pueden dar su punto de vista sobre ella. Y luego siempre está esa socorrida e insultante afirmación con mil variantes que significan lo mismo: “El guionista que sienta violada su historia por la mano del narrador gráfico... que la dibuje él.”
No entiendo entonces, si ese dibujante siente una necesidad tan grande de narran las cosas desde su punto de vista, con voz propia, etc, porque narices decide contar la historia de otra persona. Porque no nos engañemos, cuando un dibujante trabaja con un guionista, lo que hace es dibujar la historia de otro. Si eso le es tan difícil de asumir, pues que escriba su propia historia, no?
Si yo como guionista me curro una historia a fondo, teniendo muy claro lo que quiero contar, lo que quiero evocar, lo que quiero que el lector sienta en cada momento, no pienso dejar que el dibujante cambie un solo encuadre. Creo que no hace falta decir que un picado no es lo mismo que un contrapicado, o que un primer plano no es igual que un plano general. Esto afecta a la historia de manera radical. Lo mismo pasa con una novela, en la que una frase se puede decir de mil maneras, sin que ninguna de ellas cuente exactamente lo mismo.
Creo que el problema radica en que muchos dibujantes no se dan cuenta de todo lo que pueden aportar aún en esta “situación inflexible”. Yo puedo tener un guión redondo y un dibujante que lo siga al pie de la letra, y este todavía tiene el poder de conseguir que el tebeo sea una mierda o una obra maestra. “Narrar con el dibujo” no es hacerlo con los planos, y si un dibujante no se da cuenta de esto, lo único que consigue es limitarse a si mismo y a sus colaboradores.
Tal vez hay que aclarar que estoy pensando siempre en un buen guión de verdad. Con personalidad, profundidad y amor por la historia que se cuenta. Entiendo que en cierto guiones, normalmente de genero, donde la profundidad de la historia es mucho menos importante que el ejercicio de estilo, dos personas que congenien y tengan los mismos gustos puedan trabajar de manera conjunta aportando ideas molonas para el guión. Pero en el caso de un buen guión, es imposible que otra persona lo “modifique” sin destruirlo. Si un dibujante empieza a proponer cambios sobre un guión y yo considero que tiene razón en sus observaciones, asumiría que mi guión no merece ser dibujado.

Tirso Cons dijo...

Sabía que esto pasaría.
Ya hablamos por teléfono, Enrique ;-)

Un abrazo

t.

ricard efa dijo...

Iepa!

Que pasó ahí? Todo bien Tirso?

Lena dijo...

El que sabias que pasaría? Me da la impresión de que piensas que soy una flamer o algo similar, pero la cuestión es que me conoces. Eres muy libre de depreciar mis argumentaciones, no nos confundamos, pero solo te aviso para que sepas que cuando llames a Enrique, estará llamando a mi casa ;D

Tirso Cons dijo...

Ya lo sé Elena! Pero me ha parecido una forma muy simplista de rebatir unas ideas, más partiendo de la base en que inicié mi opinión, y es que cada equipo, debe coordinarse de inicio, viendo sus cualidades y necesidades, y a partir de ahí, cual era mi forma de trabajar.
Y como es algo mucho más fácil de malinterpretar por aqui que de viva voz, y ya nos conocemos, mejor hablarlo, no solo para evitar malos entendidos entre nosotros sino para que la mecha no corra... y sé de qué hablo. La blogosfera es carnívora.

Entonces, contestarte sería aclarar cosas que has descontextualizado, quizás por una mala explicación de mis ideas, y la verdad... XDD voy fatal de tiempo.

Otra cosa es que también deberías saber que yo soy guionista también, y que de hecho, empecé por ahí... aunque las circunstancias me llevaran por otros caminos.... que oye! disfruto y mucho.

Lo dicho, hablamos! Y si es con un buen sushi delante, mejor!

t.

ricard efa dijo...

Lastima, estaba siendo interesante, y no creo que la intervención de Lena (hola!) tuviese intención de doblegar palabras de nadie...al menos yo no lo ví así.

Como tu dices, ya expusiste tu tesis: lo ideal es encontrar buena sinergia/simbiosis/otropalabro para que la colaboración sea lo más fluida, tanto dentro de la obra como fuera.

Y en eso tienes razón.

Por otro lado, como encuentro interesante el debate, me tomo la libertad de seguir. Conste mi nula intención de que nadie se sienta ni senyalado ni nada.

Evidentemente que discutir esto in personae es lo ideal, sobretodo si sehace como señala Tirso, con sushi y /o cerveza, mucha cerveza de por medio.

Sigo pues:

¿Y cuando el guión se presenta en modo Storyboard ( el acabado de este pudiendo ir desde palitos simulando los personajes hasta las acuarelas de los guiones de Sfar, por poner un ejemplo que me viene a la mente) donde la "narración visual" ya está establecida?

Entonces qué pasa?

Porqué hasta ahora asumimos el guión como documento .txt o manuscrito, pero mogollón de guionistas -que saben o no dibujar- no lo presentan así...

Lena dijo...

Pues que bien, todos nos reconocemos X) Lo aclaraba más que nada porque como suelo ser “novia de” (ains, la mujer del artista :P) mucha gente no me reconoce por mi nombre, y por la foto del perfil también lo tenías difícil.

Sobre lo de la manera simplista de rebatir tus ideas, solo diré que la intención de mi mensaje no era rebatir nada, si no expresar una opinión. Incluyo y comento cosas dichas con anterioridad porque me parece normal en la dinámica de una conversación (virtual o no).
Y no te preocupes por las mal interpretaciones, que como amante de las discusiones no suelo enfadarme (de manera personal) con los otros discutidores a no ser que digan cosas por las que considero que deberían morir, que no es el caso X)

Por desgracia creo que el hecho de que alguien sea o no guionista tiene poco que ver con la opinión que tenga cada uno en el tema. Conozco muchos guionistas que son los primeros en defender posturas que a mi me parecen tan indefendibles como las de una mujer machista.
Ya se que antes dije lo que dije refiriéndome a Ricard y Enrique siendo buenos guionistas, pero era (medio) en broma.

Hola, Ricard! ;)

Corominas dijo...

¡Qué susticos me daís! XD

P-pero si este post era tan plácido que lo podría haber subido una abuelita que hornease magdalenas: "Mi magdalena ideal debe llevar huevos de granja". Entonces, otro pensionista podría haber comentado "Como las de mi madre, ningunas". Y así... hasta aburrirnos. ¡Ese era el malvado plan! XD

En fin, todo arreglado. Tirso me ha dicho que ha borrado sus comentarios (creo que interesantísimos para otros profesionales y lectores) por razones ajenas a este blog y sus comentaristas. Así que pelillos a la mar. Aunque, total, esto lo leemos cuatro gatos. :)

"¿Y cuando el guión se presenta en modo Storyboard?"

Pfff... supongo que depende: si ese guión es bueno y el guionista lo presenta así para aclarar el punto de vista, acción y encuadre de cada viñeta y el dibujante no se deja influir en su forma de dibujar por él, no habría problema. Pero si el guionista lo hace por no escribir... hombre, ¡eso ya es de vagos! XD

Rakel Archer dijo...

xD, Que grande el anónimo! Y nosotros confinados en un pequeño redil cual escaparate de despiece llamado Los Ultimos Monos.

Quiero un pedestal al que subirme! Y un foco en mis narices que me ilumine las legañas. Y fanfarrias allí por donde yo pase!

He dicho.

el perla dijo...

Hola, amigos. Llego un año tarde a la polémica, así que, primero, feliz año a todos.
Y aquí va mi meadica.
En las páginas de muestra de Pellejero y Teddy Kristyansen la planificación es totalmente distinta. Las dos últimas viñetas no tienen nada que ver. ¿Por qué?¿Cómo era el guión original de Lapierre? ¿Se tenía que ver la cara del tipo o no?Ahí está el verdadero drama. ¿Tenía razón Claus Detlef Sierck, alias Douglas Sirck, cuando decía que los cómics son más grandes que la vida? ¿Qué la vida de quien?

R A U L E dijo...

Hola a todos!

El tema de esta entrada es de lo más apasionante que he leído en un blog en mucho tiempo (¡gracias, Enrique!). Aunque el momento estelar se lo lleva "Anónimo 2" recriminando a "Anónimo 1" que no firme sus comentarios.
Aquí se han soltado un montón de chorradas y también verdades como puños, como en todo debate, y al final todos tenemos razón.

Mi razón es que dos personas trabajan juntas porque se necesitan, porque necesitan a alguien que haga lo que él no sabe hacer, o por simple curiosidad de averiguar cómo lo hace el otro y aprender del proceso. Y los términos de esa colaboración sólo les atañe a ellos. Punto pelota.
¿Un guión demasiado explicativo que no da espacio a la creatividad del dibujante?
¿Un guión apenas esbozado para que el dibujante se explaye?
¿Un dibujo que apenas sigue las indicaciones del guionista?
¿Un dibujo que se limita a trasladar lo que el guión pide?
¡La pareja creativa sabrá qué acuerdo ha establecido a la hora de crear esa obra! Lo demás son soplapolleces. ¿De qué sirve preguntar cual es el sistema idóneo de colaboración entre un guionista y un dibujante? Para que venga un capul... autor que nadie lee y te responda sin sonrojarse que los guionistas no son necesarios. Y así empiezan los cabreos y rencillas en este mundillo de la historieta.
¡Enrique, tú lo que eres es un liante! ¡Que te encanta liarla parda!

Un abrazo a todos los que pululais por aquí!

Anónimo dijo...

"Para que venga un capul... autor que nadie lee y te responda sin sonrojarse que los guionistas no son necesarios."


También hay guionistas que piensan que los dibujantes no son necesarios.
Ahí tienes a Mauro Entrialgo, a Álvarez Rabo, a Calpurnio o a Miguel Ángel Martin. Ellos practicamente son guionistas metidos a dibujantes. A estos señores les importa un bledo la ejecución gráfica de un cómic porque ponen todo el peso en el guión y se salen con la suya. No entiendo por qué no puede haber autores que pongan todo el peso de la calidad de sus cómics en el dibujo y que también se salgan con la suya.

¿No dicen que el cómic es un mundo muy variado?

Pues que haya de todo.

Lena dijo...

Anonimo, no trabajar con un guionista no es lo mismo que considerar que los guionistas no son necesarios.

Anónimo dijo...

Lena, por esas mismas yo también puedo decirte (y a Raule también) que una persona diga que "los guionistas no son necesarios" no quiere decir que no trabaje con guión.
Puede usar su propio guión o un guión mental. Ramis, el dibujante de Ediciones B, llegó a tener tanta práctica dibujando cómics que muchas veces dibujaba las páginas improvisando los chistes o comenzando por la última viñeta.

En fin, podemos afilar las frases todo lo que quieras.

Corominas dijo...

"No entiendo por qué no puede haber autores que pongan todo el peso de la calidad de sus cómics en el dibujo y que también se salgan con la suya."

Pues porque el cómic es un medio esencialmente narrativo, así de simple. Los autores que citas, "los que se salen con la suya" consiguen esos buenos resultados precisamente por su personalísima forma de contar, no tanto por lo que cuentan o lo que dibujan. Un cómic podrá estar todo lo académicamente bien dibujado que quieras pero, por ejemplo, si unos dibujos maravillosos se combinan con un guión pobre al que, encima, el dibujante no le haga mucho caso...¡esa historieta estará condenada al kitsch más absoluto!

"¿De qué sirve preguntar cual es el sistema idóneo de colaboración entre un guionista y un dibujante?"

Hombre, Raule, creo que no hay nada malo en plantearse ideales o en debatir un poco sobre el tema. Tienes toda la razón en decir "que cada pareja creativa funcione como le dé la real gana"... siempre y cuando ese acuerdo no influya negativamente en la historia que quieran contar. Y eso pasa más veces de las que queremos reconocer.

Anónimo dijo...

"Pues porque el cómic es un medio esencialmente narrativo, así de simple."

Y el cómic también es un medio esencialmente visual. Dirás que la narración es lo que diferencia una ilustración de un cómic, pero al fin y al cabo lo visual de un cómic es lo que lo diferencia de la literatura. Desgraciadamente estamos en unos tiempos en donde hay gente que dice que "los cómics fundamentalmente se leen". Yo invito a los que piensen así a que se pasen a la lectura de libros, encontrarán cosas más interesantes.

A los actuales guionistas de cómic, yo les recomiendo que prueben a dibujar sus cómics, que no tengan miedo. Tal y como están los gustos del mercado actual no hace falta saber dibujar demasiado bien. Si estos guionistas confían en sus fuerzas, podrán sostener todo el cómic sobre este pilar. En cuanto a dibujar, con que lo hagan como Clara Tanit es suficiente.

Anónimo dijo...

Y sé que se me dirá que dibujar "de forma simplificada" es "más difícil de lo que parece". Es la frase típica.

Cualquier evolución en un estilo de dibujo en la que se sepa de antemano que primero has de dibujar "sucio" y luego "ir limpiando con el tiempo" es una manera impostada y falsa de aprender a dibujar. Una pantomima que pretende mal-domesticar, ridiculizar, el complicado mundo de los procesos de creación. Lo mismo en literatura: "es que ahora escribo de forma barroca porque sé que con el tiempo limpiaré mi estilo". Mal comienzas si sabes cómo terminarás.

A los que creen que dibujar "de forma simplificada" es "más difícil de lo que parece" les respondo con esta anécdota que Hernández Cava contó en esta entrevista:

http://www.tebeosfera.com/1/Documento/Entrevista/Cava/FelipeH_2.htm


"Llegó (Manuel Hidalgo, Manolo) con unas páginas de estilo Corben, muy cuidadas, con muchas horas de trabajo. Yo estaba mirando las páginas y no sabía muy bien qué decirle ante ese trabajo tan convencional y, al dar la vuelta a la página, vi los muñecos de Manolo, que luego han sido tan conocidos aquí. Dije: «¿y esto?». Manolo respondió: «No, eso no me cuesta esfuerzo, esos muñecos los hago cuando hablo por teléfono». Entonces le dije: «muchacho, olvídate del esfuerzo, olvídate de Corben y tira por este camino». Y, bueno, perdimos una copia de Corben, pero tenemos a Manolo."

Anónimo dijo...

En realidad Corominas, el problema de base que lía esta charla es que quizá debiste poner al comienzo de tu entrada que hablabas sobre la relación guionista-dibujante en un mercado comercial e industrializado del cómic. Porque si lo hubieras diferenciado de entrada, hubieras podido separar la discusión especulativa entre cómo se pueden explotar las posibilidades del lenguaje del cómic para convertirlo en algo mejor de la otra discusión, que entendiendo es la que deseabas:
"¿Cómo crear un manual para hacer cómics entre dibujantes y guionistas en un medio industrial y con unas reglas de entrada casi totalmente prefijadas".

En este segundo caso, ya no se trata de explorar el lenguaje del cómic sino de apelar a la experiencia práctica de dibujantes profesionales en el mainstream. "Y los experimentos: con gaseosa" como dirían la gente que mejor vive del cómic .

Corominas dijo...

"el problema de base que lía esta charla es que quizá debiste poner al comienzo de tu entrada que hablabas sobre la relación guionista-dibujante en un mercado comercial e industrializado del cómic."

Yo no he liado nada; relee el princio del post, Anónimo:

"Pero si olvidamos por un momento las imposiciones de una industria concreta, las cuestiones comerciales, los guionistas estrella o los dibujantes hot, y todos los posibles condicionantes particulares; ¿sería esta la forma ideal de colaboración entre un guionista y un dibujante para contar de la mejor forma posible una historia?"

Tampoco se trata de crear ningún manual ni de prefijar ninguna regla; se trata de reflexionar sobre cómo trabajar mejor para el bien de nuestras historietas.

"lo visual de un cómic es lo que lo diferencia de la literatura"

Ni siquiera las ilustraciones de un libro son "esencialmente visuales". Por otra parte, si crees que el cómic es "literatura + dibujos", lo estás menospreciando. Hay cientos de recursos propios del cómic, todos narrativos (por cierto) que hacen de él un género con entidad propia, lejos del cine, el teatro o la literatura.
Y, ya que estamos... ¿qué es para ti "dibujar bien"? ¿hay alguna diferencia entre "dibujar bien" y "dibujar bien un cómic"?

onzamono dijo...

Interesante artículo y todo lo que ha traído de polémica.

Personalmente pienso que no se puede generalizar y que cada persona tiene sus dones y su talento y, aunque tu labor sea escribir puedes poseer un ojo cinematográfico excelente que aporte aún más a la imagen mientras que un ilustrador puede también tener una capacidad de narración con su trabajo que pueda ensalzar cualquier guión.

El punto clave, creo yo, es saber exprimir el máximo jugo de cada uno para hacerse un sabroso zumo multifrutas.

El inquilino dijo...

Muchos dibujantes opinando de guiones para cómic, pero muy pocos guionistas opinando de lo mismo. Un ejemplo que contradice lo que acabo de decir:
http://elinquilinoguionista.blogspot.com/2010/12/el-guionista-que-escribio-un-tebeo.html